sábado, 17 de enero de 2009

¿Han notado...?

¿Han notado como se van acortando las frases al repetirlas cuando nos vemos exigidos a gritar?


Por ejemplo:



Juana está en la sala preparándose para tomar lonche así que decide pedirle a su hermana que le pase la mantequilla, su hermana está en la cocina:


- Juana: "Pásame la mantequilla que está en la refri"
- Hermana: "¿Qué?"
- Juana: "¡La Mantequilla de la refri!" (Subiendo el volumen de la voz)

-- Hay un silencio de un par de segundos --

- Hermana: "¿Qué?"
- Juana: "¡¡MANTEQUILLA!!"



Y cómo sucede lo opuesto cuando le llamamos la atención a alguien llenos de ira, por ejemplo:



El niño llega del colegio con la libreta final del año, sabiendo que en su libreta hay más rojos que en China Comunista (mal chiste necesario) así que le entrega a su Padre la libreta casi lanzándosela al regazo y sale disparado rumbo a su habitación, se queda en el dintel de la puerta aferrándose a la pared, mientras el padre lee la libreta.



- Padre: "Ven..."

-- El niño niega con la cabeza, el rostro del padre toma un color rojo tomate. --

- Padre: "Ven acá...!"

-- El niño avanza 4 pasos y se detiene, alistándose para salir corriendo a sabiendas de que su padre jamás lo alcanzaria. --

Padre: "¡Ven para acá te he dicho!

-- El niño empieza a correr rompiendo la barrera del sonido. El padre, eventualmente se cansa y desiste de sus ansías asesinas. --

Besos.
Adiós

jueves, 15 de enero de 2009

video

Bossa Nova con la voz de Sinatra.

Me gustaría escuchar a Sinatra hablando portugués, sería simplemente encantador. Tom Jobin canta hermoso, es la dulzura hecha voz y Sinatra es la mascunilidad hecha voz.

¿Qué celebro?

Muchas cosas:

- Conseguí trabajo, en un colegio de niñas en Surco, cosa que aún no me cuadra mucho porque digamos que no soy un ejemplo a seguir y menos por niñas. Seré profesora de inglés (nuevamente) Me gusta enseñar, será que me gusta de vez en cuando ser el centro de atención.

- El libro retomó su rumbo, van 3 poemas pulidos, aún falta para que esté listo para salir, cuando salga tengo que grabar mi reacción porque seguiré sin creerlo.

- Tuve mi sesión de fotos para lo que pensaba era una causa perdida "Que yo saliera bien en una foto para el libro", resulta que salí decente, aburrida, muy dulce, pero bien. Gracias a Sara por la paciencia y la ayuda hasta con cada rulo que caía sobre mis hombros.

- Resulta que mis ideas son rentables.

- Voy a trabajar con gente conocida con la cual me siento bastante cómoda trabajando: "Amiga ¿Nos contrataron?" / "Sipi" / "Ala... no saben lo que acaban de hacer"

- Resulta que no he olvidado todo lo que aprendí en secundaria.

- Mi IQ sigue siendo el mismo y eso me emociona.

- Mi examen de admisión es el 25 (eso no lo celebren todavía... esperen un poco).

- El 23 hay evento en LWA (es la más grande catarsis del mundo).

Es suficiente motivo para disfrutar el momento hasta que llegue ese mágico segundo en el que todo se venga abajo... no soy pesimista pero: Todo lo que sube tiene que bajar.

Por ahora, sonrían.

Besos!

Adiós.

domingo, 11 de enero de 2009

Carrera

(La siguiente entrada ha sido escrita inspirada en un amigo al cual para proteger su identidad llamaremos "Mr. X", hoy tenía ganas de renegar del mundo y hablar mal de cada etapa de la vida y la única persona que conozco que hace eso magistralmente es "Mr. X".)

19 años, 1 mes y 6 días han transcurrido desde que dejé la comodidad del útero de mi madre para empezar a vivir a expensas de la misma mujer; quien me soportó (con antojos de milkshake de lúcuma incluidos) durante casi 9 meses.

Un libro de poesía está a punto de salir y resulta que es mío, son mis poemas impresos, copiados y envueltos en una bonita tapa de llamativo color.

Digamos que publicar un libro a los 19 años podría considerarse un logro, o al menos eso me han dicho y me siguen repitiendo. ¿Será cierto? Ojalá, será interesante tener algo que decirle a mis hijos: "Yo publiqué un libro a los 19 años, no como la fracasada de tu tía que se graduó de la facultad de Derecho a los 25 años"

Disculpen pero no en este punto el libro me ha dado hambre, hambre de seguir escribiendo y seguir siendo leída, es como estar desnuda en un escaparate al cual la gente accede pagando y al salir comentan, positiva o negativamente. Y yo soy una exhibicionista.

¿Después de Memorias Inexpertas? No lo sé, el tiempo lo dirá.

Como una vez le dije a mi ahora ocupado vecino de blogs Javi:

"¿Nunca es suficiente?"

A lo que el respondió en pose trágica con truenos de fondo:

"Nunca es suficiente..."

Debe ser cierto, pero quizás sea una programación de la sociedad eso de seguir etapas:

Empezamos en el nido (Kinder/Pre-escolar): Donde las calificaciones navegan entre caritas felices y estrellas brillantes que para los estudiantes no significa más que una mancha brillante en la lengua.

Seguimos en Primaria: Aquellas estrellas nos han gustado y ahora llegan convertidas en califcaciones númericas, llega el cuadro de honor (en el que nunca estuve porque desaprobaba en conducta), los diplomas por buena conducta, asistencia, feria de ciencia y cuanta idea más se le cruce al educador de turno.

Luego viene Secundaria: Hasta primaria había sido una competencia amistosa, pero la pubertad llega con una avalancha hormonal, llena de sudor, temblores, nervios, música y pornografía. Ser el más inteligente se vuelve una meta de pocos, reemplazada en popularidad por (irónicamente) ser el más popular, tener la mejor ropa, tener la mejor pareja o la mejor hora para llegar.

Ahora en la pubertad es una chanfainita la competencia, nade sabe bien porque compite con alguien, pero compite, los amigos se pelean porque él sacó 2 puntos más que tú en el mismo examen, mientras las amigas discuten sobre porqué ella debe llevar un vestido distinto a la fiesta y ni qué decir sobre el pleito con tu amigo o no tan amigo por la persona que te gusta.

La pubertad es una competencia y en esta etapa los premios pueden bastante más interesantes que las estrellitas doradas y caritas felices.

Cuando termina el colegio un suspiro de alivio inunda el ambiente, eso fue todo, no debo sacar más buenas notas, de ahora en adelante viviré a mi modo y nadie me interrumpirá ni obstaculizará.

WRONG!

La Universidad: Representado en algún sádico comercial nacional como una cacería León --> Gacela. Primero compites con casi 1000 personas por un puesto de estudios, si tienes suerte (o bueno si estudiaste) e ingresas, es sólo el inicio pues adentro, deberás empezar por darte cuenta de que como en "Quien Quiere Ser Millonario" como aumenta la dificultad aumenta el premio y tu premio bien podría ser un título en la carrera que eligieron tus padres mientras estabas ocupado sacando estrellas doradas de tu lengua o tal vez una pareja ocasional (o estable... pero no te hagas ilusiones) y lo que es más común... un hijo (a mi la doble moral me queda muy mal, mi promoción aún ve Bob Esponja y ya está en el 8avo mes de comerse las uñas por la flojera de ponerse un condón).

Y ni qué decir de lo socio/cultural/religioso! Felicidades has entrado a la sociedad peruana, si eres gay, te fregaste porque ya no eres "el hijo incromprendido" eres el maricón, si no le agarras el ritmo a estudiar constantemente ya no eres "el niño con problemas de aprendizaje" eres "el vago".

Ya puede el mundo empezar a juzgarte por tu apariencia y decirte cuando estés aprendiendo a manejar "Cholo de mie**a", "¡Negro!", "Las mujeres a la cocina".

Si eres católico y vas a la iglesia, eres un hijito de mamá.
Si eres católico y no vas a la iglesia, eres un pecador.
Si eres agnóstico, eres una posera.
Si eres ateo, eres un posero.

La competencia en este momento es contra el mundo, si te quedo algo de trauma pre/durante y post pubertad vas a tener que tragártelo con Kanú.

¿Y cuando termines la universidad?

Simple, ganas el automático título de "Desempleado" a menos claro que te hayas asegurado con tus prácticas o el negocio familiar te resulte atractivo.

Pero si seguramente no hiciste un carajo y esperas un puesto de gerente tus opciones pintan de 2 colores:

Amarillo y Negro

Pero no te preocupes que después de tanto trabajo, sufrimiento y competencua, cuando estés a punto de cerrar la tijera en tu cuello (vease de ejemplo al hábil osito de la fotografía)te vas a dar cuenta de que sobre ti estarán cientos de personas exitosas que lograron mucho más haciendo simplemente no haciendo nada y hoy, esta noche especialmente me considero una de ellos.

Besos!
Adiós.